Luz, gas, internet y móviles

Liberalización energética ¿éxito o fracaso?

Aunque muchos aún no se hayan enterado, la liberalización de nuestros mercados energéticos es una realidad desde el 2003. Desde ese momento y completándose el proceso comenzado en 1998 para la electricidad y 1999 para el gas, pasamos a ser consumidores “cualificados”. Los consumidores cualificados podemos elegir quién nos suministra la electricidad y el gas en casa.

Siguiendo las Directivas Europeas 96/92/CE y 98/30/CE, (posteriormente derogadas por las Directivas 2003/54/CE y 2003/55/CE respectivamente) sobre las normas comunes para el mercado interior de la electricidad y el gas natural nos adelantamos al calendario de liberalización marcado, que para muchos países empezó el 1 de julio de 2007 como en Francia, Italia, Polonia, Eslovaquia o Rumanía. Otros países como Alemania o el Reino Unido ya tenían sus mercados abiertos desde 1998. Así que España es uno de los países pioneros en lo que a la liberalización se refiere.

La liberalización energética ha supuesto algunos cambios para el sector y ha introducido nuevos conceptos como el de la elegibilidad. La elegibilidad conlleva la posibilidad por parte del consumidor de permanecer a tarifa regulada con un precio marcado por el gobierno o contratar mediante una comercializadora pactando un precio por el suministro del gas o la electricidad.

Pero…. ¿hemos sido debidamente informados de esto?

La Unión Europea lanzó una campaña con una simpática protagonista con un apropiadísimo nombre: Agathe Power. Esta web disponible en 22 idiomas, pretende informar a los ciudadanos europeos de que efectivamente los mercados están abiertos. Desde aquí podemos acceder a la regulación europea sobre el sector, a noticias, eventos…

Por su parte la Comisión Nacional de Energía (CNE) tienen en su web una sección titulada “elegibilidad 2003” que hace un recorrido aclaratorio bastante completo con lo que tienen que saber los ciudadanos sobre la libertad de elegir suministrador y otros muchos conceptos de interés, aunque faltaría poner también una sección sobre los derechos de los consumidores.

¿La liberalización ha sido un éxito o un fracaso? ¿Se han cumplido las expectativas de estimular la competencia, mejorar la calidad de los servicios o fomentar unas condiciones transparentes?

Si bien lo cierto es que todavía no hay mucho dónde elegir. Los precios de la electricidad no permiten a las comercializadoras ofrecer descuentos u ofertas interesantes para los consumidores domésticos. Hasta ahora siguen existiendo las tarifas reguladas fijadas por el Gobierno que actúan como precios máximos, que resultan más económicas y ha provocado que a lo largo de estos años muchos de los consumidores que se lanzaron a la piscina terminasen volviendo al mercado regulado.

Por suerte con el gas nos ha ido un poco mejor y parece que más consumidores han abandonado la tarifa regulada a lo largo de los últimos años y han ido pasando al mercado libre , pero aún queda lejos la idea de muchos competidores y muchas ofertas para poder hacer uso de nuestra elegibilidad.

¿Qué nos sucede? ¿Somos una sociedad poco acostumbrada al cambio? ¿Tan contentos estamos con nuestros proveedores de toda la vida que no queremos cambiar? ¿O es que nos da pereza?



    Print this article! E-mail this story to a friend! BarraPunto BlogMemes Sp Facebook Google Ma.gnolia Meneame Technorati TwitThis Wikio

Dejar un comentario