GIF promo 728x90
Luz, gas, internet y móviles

Consejos prácticos para ahorrar energía en el uso del frigorífico


Frigorífico.JavierLinares.CC.Flickr

El frigorífico es el electrodoméstico, que con diferencia, más electricidad consume de nuestro hogar. Es un electrodoméstico de uso continuo, que rara vez se desconecta, a no ser que sea para eliminar la escarcha, limpieza o cuando vamos a estar fuera de casa una larga temporada. El frigorífico tiene un consumo considerable, aunque su potencia no sea muy grande, si la comparamos con otros aparatos como el secador de pelo.

Como dato importante, casi el 19% de la electricidad consumida en las viviendas españolas se destina a la refrigeración y congelación de los alimentos.

En el caso de los frigoríficos, las condiciones de su ubicación tienen un papel importante. Es necesario permitir la circulación de aire por la parte trasera del electrodoméstico y que se encuentre alejado de focos de calor o de la radiación solar directa.

El hielo y la escarcha son aislantes y dificultan el enfriamiento en el interior del frigorífico. Para evitar este problema, existen los modelos llamados no-frost que evitan la formación de hielo y escarcha por medio de un sistema de circulación de aire en el interior.

Para los frigoríficos y congeladores se han aprobado dos nuevas clases de eficiencia aún más exigentes que la clase A: la clase A+ y la clase A++. Las clase A+ engloba a todos aquellos aparatos con un consumo inferior al 42% del consumo medio de un aparto equivalente y la clase A++ engloba a los que consuman por debajo del 30%.

En cuanto a la principal causa de pérdida de frío de un frigorífico o congelador se debe al aislante. Las clases más eficientes cuentan con un mejor aislamiento de los equipos que el resto.

Estos son algunos consejos prácticos a seguir para ahorrar energía en el uso del frigorífico o congelador que nos podrán ser muy útiles:

- Comprar siempre frigoríficos con etiquetado energético de clase A+ y clase A++ para ahorrarnos dinero y energía.

- No comprar un frigorífico más grande del que necesitemos.

- Limpiar, al menos, una vez al año la parte trasera del aparato.

- Colocar el electrodoméstico alejado de las fuentes de calor como el sol o el horno.

- Descongelando la capa de hielo antes de que alcance 3 mm de espesor nos permitirá ahorrar hasta el 30%.

- Comprobar que las gomas de las puertas están en buenas condiciones y cierran bien para evitar pérdidas de frío.

- Dejar enfriar los alimentos antes de meterlos en el frigorífico.

- Descongelar los alimentos en el compartimento de refrigerados en vez de fuera, así tendremos ganancias gratuitas de frío.

- Ajustar el termostato del frigorífico para mantener una temperatura de 5° en el compartimento de la refrigeración y de -18° en el de la congelación.

- Abrir la puerta lo menos posible y cerrarla con rapidez para evitar un gasto inútil de energía.

Vía IDAE



    Print this article! E-mail this story to a friend! BarraPunto BlogMemes Sp Facebook Google Ma.gnolia Meneame Technorati TwitThis Wikio

Dejar un comentario